<
>

Muguruza se ilusiona con rendir bien en Wimbledon

play
Muguruza rompe a llorar en la sala de prensa (0:25)

La tenista, hundida después de la derrota frente a Mladenovic. (0:25)

Sin dudas, Wimbledon es un torneo especial. Por su historia, su tradición y su césped sagrado. La española Garbiñe Muguruza, eliminada en octavos de final de Roland Garros, indicó antes de su estreno en Birmingham, donde inaugurará la temporada de césped, que esa superficie era "un poco desconocida" para ella, aunque confesó que tras la final en Londres en 2015 le hace "ilusión" preparar su asalto al All England Club.

La tenista de origen venezolano viene de caer rápido en la arcilla de París y quiere recuperar terreno. Como había sido campeona del Abierto de Francia en 2016, perdió muchos puntos y retrocedió 10 puestos, saliendo del Top 10 de la WTA para quedar Nº15 en el ranking.

Antes de su participación en el Grand Slam londinense, Muguruza tiene previsto competir en Birmingham y Eastbourne. "La hierba es una superficie difícil", dijo la finalista de Wimbledon hace dos años, cuando cayó en el duelo decisivo nada menos que ante la estadounidense Serena Williams.

"Pero me ilusiono porque en 2015 jugué la final de Wimbledon. Desde entonces me hace mucha ilusión jugar, ya que antes era una superficie un poco desconocida", reconoció la española.

Muguruza, de 23 años, encara la segunda parte del año con la necesidad de sumar puntos tras la eliminación en Roland Garros. El césped y más adelante el cemento serán el centro de atención del circuito y ella necesita ganar confianza para recuperar su mejor imagen.