<
>

De Grasse corrió los 100 metros en 9.69, pero con viento "ilegal"

EFE

El canadiense Andre de Grasse, subcampeón olímpico de 200 y medallista de bronce en 100, aprovechó una racha ventosa favorable de 4,8 metros por segundo para acreditar un registro de 9.69 en el hectómetro de Estocolmo, sexta etapa de la Liga de Diamante.

De Grasse no tuvo rival en la última fase de la carrera, cuando se lanzó con todo en busca del triunfo. El marfileño Ben Youssef Meité llegó segundo con 9.84 y el jamaicano Ryan Shields tercero con 9.89.

El canadiense, que no había bajado los 10 segundos en todo 2017, registró la mejor marca mundial del año en 100 metros. Pero como fue con ayuda de un viento considerado "ilegal" (esto es, superior a los 2 m/s), el récord de la temporada sigue en manos del estadounidense Christian Coleman, con 9.82.

La velocidad femenina, en este caso 200 metros, tuvo como ganadora a la marfileña Murielle Ahoure (subcampeona mundial en 2013) con un registro de 22.68, sólo una centésima más rápida que la canadiense Crystal Ammanuel, que hizo récord personal.

El keniano Timothy Cheruiyot lanzó un ataque largo en la última vuelta de los 1.500, nadie pudo seguirlo y se presentó vencedor en la meta con la mejor marca mundial del año y nuevo récord personal: 3:30.77. El bahreiní Alsadik Mikhou fue segundo con 3:31.49, seguido del etíope Aman Wote (3:31.63), que dejó fuera del podio al ilustre keniano Asbel Kiprop, campeón olímpico en 2008 y dos veces mundial.