<
>

Diez cosas que nos dejó la Serie Mundial

play
Astros derrotaron a Dodgers y son campeones (4:07)

George Springer conectó cuadrangular de tres carreras y Houston venció a Los Ángeles en el séptimo juego de la Serie Mundial para ser los nuevos monarcas de las Grandes Ligas. (4:07)

La Serie Mundial del 2017 ya está en los libros de historia, donde será recordada como una de las más emocionantes de los últimos tiempos.

Y como siempre, toca hacer un repaso de las cosas que más trascendieron en este Clásico de Otoño, en el que por primera vez, los Astros de Houston se coronaron campeones.

LO QUE NOS DEJÓ LA SERIE MUNDIAL 2017

1.- Al borde del infarto más de una vez. Los amantes del buen béisbol no pueden quejarse. Fuimos testigos de una de las Series Mundiales más espectaculares de la historia, donde las emociones subieron y bajaron con la intensidad de una montaña rusa, principalmente en los juegos dos y cinco, de épicas remontadas por parte de los dos equipos.

play
1:42

Beltrán dedica el triunfo a Puerto Rico

El bateador designado de los Astros de Houston se dice complacido por el título de la Serie Mundial.

2.- El triunfo de la paciencia y el trabajo a largo plazo para conformar el equipo que tienen hoy los Astros, sobre la estrategia de armar una novena a golpe de billete. Crédito en ello al mexicano Jeff Luhnow, primer gerente general latino en ganar una Serie Mundial.

3.- La esperanza de ver a estos Astros convertidos en una dinastía, al menos por los próximos dos o tres años. Desde que los Yankees de Nueva York ganaron las Series Mundiales de 1998-1999-2000, ningún equipo ha conseguido coronarse en años consecutivos. Desde ya, Houston arrancará como favorito al título en el 2018.

4.- La alegría que deben sentir merecidamente los residentes de Houston, dos meses después de la devastación que dejó en la ciudad el paso del huracán Harvey. Los peloteros se convirtieron en embajadores de la esperanza, con sus parches de Houston Strong en sus uniformes que los convirtieron en el favorito sentimental de muchos.

play
1:03

El momento más feliz de Carlos Correa

El puertorriqueño aprovechó la celebración del campeonato para pedir matrimonio a su novia en el Dodger Stadium.

5.- La satisfacción de ver al puertorriqueño Carlos Beltrán hacerse de su primer anillo de campeón después de una larga carrera de 20 años en la que ha pavimentado por mérito propio su camino hacia el Salón de la Fama de Cooperstown.

6.- La prueba de que las Series Mundiales se ganan muchas veces entre julio y agosto, con las movidas que haga la gerencia para conseguir piezas que terminen de ajustar la maquinaria y la dejen lista para el empujón final. En este caso hablamos de Justin Verlander, llegado al equipo el 31 de agosto y que resultó ser el hombre que cargó sobre sus hombros a un cuerpo de pitcheo que comenzaba a tambalearse ante el cansancio por la larga temporada. Sin el aporte de Verlander, posiblemente hoy estuviéramos contando una historia diferente.

7.- El triunfo del béisbol en su estado más puro sobre la pseudociencia de la sabermetría. En un escenario tan grande como un Clásico de Octubre, hay que saber sacar el instinto sobre los fríos números de una computadora, pues estamos hablando de la vida real y no de un videojuego. El manager A.J. Hinch aplicó los fundamentos como debe ser y por eso hoy es reverenciado como un sabio por sus fanáticos.

8.- La confirmación que los premios individuales no siempre son justos. Dave Roberts fue galardonado en el 2016 como Manager del Año de la Liga Nacional por los resultados del equipo, pero aquí se develó como uno de los dirigentes más ineptos que hayan pasado por este juego. Más allá del mérito de los campeones Astros, Roberts botó la Serie Mundial por sus constantes decisiones erráticas, fuera de toda lógica.

9.- La certeza que la postemporada es un animal distinto y más difícil de domar que la campaña regular. Los héroes nacen en octubre y manejar la presión bajo estas circunstancias es difícil para muchos. Clayton Kershaw, quien parece un dios entre abril y septiembre, se rebaja a dimensiones humanas en los playoffs, capaz de regalarle a sus fanáticos lo mismo actuaciones sobresalientes como decepcionantes.

10.- La imagen de una proposición matrimonial. Carlos Correa lo tenía todo fríamente calculado y en medio de las celebraciones por el triunfo le entregó el anillo a la bella Daniella Rodríguez, para poner la nota romántica en la Serie Mundial. A ver si nos invitan a la boda.